Por qué la cultura de dietas es tóxica y hasta peligrosa


Hoy en día es mucho más difícil encontrar a mujeres que no hayan hecho alguna dieta en su vida, parece que ahora el denominador común para lograr una etiqueta de belleza o para alcanzar un cuerpo que se nos ha vendido como perfecto, es limitar los alimentos, hacer dietas y dejar de disfrutar la comida. 

Además, de que esto tiene otras repercusiones, el hecho es que tu tamaño de cuerpo es el resultado de muchas otras cosas, como genética, factores socioeconómicos, cambios hormonales y muchos otros factores que simplemente lo que comes. Sin embargo, la industria de las dietas y nuestra misma cultura nos hace pensar que es necesario pesar determinado peso o vernos muy delgadas para poder ser felices o para ser valoradas o amadas. 

Cultura de dieta

El impacto de la cultura de dieta

Nuestra sociedad actual valora de sobre manera el estar sumamente delgadas, tanto que ahora desde niños se les pone a dieta o se les trata de controlar los alimentos, sin saber que esto en realidad genera muchos más problemas que en realidad lo que se quiere. Sin querer aceptamos y nos dejamos guiar por estas reglas y conceptos que nos hacen odiar nuestros cuerpos desde pequeñas, nos llevan a tratar de cambiarlos sin importar el daño que les hagamos. Pero eso no es todo, bajo este concepto tenemos la idea que delgado es ser saludable. 

Como cultura, seguimos equiparando la delgadez con el bienestar y la pérdida de peso con esfuerzo. Fino = saludable, gordo = poco saludable. Perder peso = logro, ganar peso = pereza

Créemos y actúamos en base a esta idea, aun cuando se ha comprobado con muchos estudios el hecho de que las dietas no te ayudan a bajar de peso, al contrario son en gran parte el problema. Además, si has escuchado el término HAES (Health at Every Size) está basado también en un estudio donde se comprueba que el ser delgado o el ponerse a dieta no quiere decir que estés saludable y que el tener sobrepeso equivale a estar poco saludable. 

Pero esto no se toma en cuenta, y de hecho yo personalmente creo que muchas de nosotros no sabemos en realidad, uno el daño que provoca el ponernos a dieta, y dos lo importante que es una salud integral para sentirse bien. Un peso equilibrado no se logra con la reducción de calorías o una dieta estricta, se lograr con el desarrollo de hábitos saludables y cuidado propio. 

El efecto tóxico de las dietas

El efecto tóxico de la cultura de dieta

Otro punto que olvidamos y que es muy importante es que en base a esta cultura de dieta y de desear el cuerpo perfecto se lleva a las mujeres a que se sientan mal con su cuerpo, afecta su autoestima y por si esto fuera poco se crea una discriminación y una actitud muy negativa hacia las personas (en específico a las mujeres) que tienen sobrepeso. 

En los grupos de alimentación intuitiva que participo me han abierto los ojos hacia esta situación, en donde muchas muejres acuden a médicos y especialistas para ser tratadas por alguna enfermedad o alguna situación particular y son avergonzadas y descartadas por el hecho de tener sobrepeso. Aun cuando su enfermedad o la razón por la que fueron a ver al doctor no tenga que ver en lo absoluto con esa situación, casi siempre, se les recomienda primero bajar de peso antes que atenderlas adecuadamente. 

No sé si a ti te pase, pero yo me he dado cuenta que todos tenemos esta mentalidad tóxica de dietas, aún la gente delgada. Tendemos a emitir juicios hacia la gente sobrepeso, hacemos todo lo que está en nuestro poder para no subir de peso o para bajar de peso, tenemos una relación mala con la comida y nos sentimos mal con nuestro cuerpo. 

Conceptos erróneos

En base a la cultura de dietas tenemos concpetos erróneos y por lo tanto una mala relación con ellos. Por ejemplo, la industria de las dietas nos vende la idea de que a través de comer comida más nutritiva y hacer ejercicio podemos bajar de peso, cuando en realidad el comer alimentos más nutritivos y mover tu cuerpo son cuestiones naturales que te ayudan a sentirte mejor, más activa y a que tengas más energía. 

¿No crees que si cambiaramos nuestra mentalidad de una de dieta y restricciones a una en donde hicieramos lo que nos hace sentir bien, elegiriamos de manera natural cosas que nos hagan sentir mejor y mejoren nuestra salud? Bueno, aun cuando la industria de las dietas nos ha convencido de que no podemos, la realidad es que si. Todos por naturaleza tenemos este deseo de sentirnos bien, de decidir de manera adecuada lo que es mejor para nosotros. 

Aunque no me lo creas, hay estudios que comprueban como si a los niños se les deja elegir sus alimentos y se les da una gama amplia de alimentos nutritivos, siempre elegiran lo mejor para ellos. Además, comeran hasta sentirse satisfechos. Todo esto cambia cuando a los niños se les comienza a controlar la comida. 

Aunado a esto, también la mercadotecnia nos hace pensar que al ser más delgadas seremos más felices. Pero te has dado cuenta, que a través de las dietas, nunca has podido alcanzar la felicidad real. Si, a lo mejor al inicio bajas un poco de peso y te sientes bien, pero si tienes que hacer mucho ejercicio y controlar tus alimentos para mantenerlo, tal vez ni sea tu peso natural, y además vives con miedo y con estrés de vovler a subir ese peso. 

Esa idea de que al ser delgadas seremos felices, bellas, exitosas, etcétera, etcétera, nos hace recurrir a métodos poco apropiados para lograr un cambio real y una vida saludable. 

Alimentación Intuitiva y HAES

Perooo, ahora ya tenemos una esperanza. Cada vez más gente y más doctores están adoptando estos conceptos tan necesarios hoy en día. La alimentación intuitiva, HAES y la positividad corporal son términos que cada vez escuchamos más. Tal vez más en los países de habla inglesa, pero creo que es nuestro deber ayudar a más mujeres a conocer este tipo de mentalidad que las ayudará a sentirse mejor con sus cuerpo, a establecer un estilo de vida más saludables, no solo física, sino emocional y mentalmente. 

Esta nueva corriente de pensar está ayudando a muchas mujeres a hacer las paces con sus cuerpos, a recuperarse de una variedad de desórdenes alimenticios y a desarrollar una mentalidad mucho más compasiva no solo con ellas mismas sino con otras mujeres. 

Tu peso no equivale a tu valor o a lo que mereces, el sobrepeso no es un reflejo de tener flojera o de no cuidarse, al contrario muchas veces es el reflejo de seguir haciendo dietas, pero sobretodo tu peso no dicta si puedes o no puedes ser feliz. Cuando comiences a hacer las paces con tu cuerpo, comenzarás a sentirte mejor contigo misma, optarás por mejores opciones para cuidarte y desarrollar un estilo de vida más saludable. Sin a lugar a dudas tu cuerpo responderá a esto de mejor formas que a los métodos que hasta ahora has utilizado. 

Te invito a que conozcas mis programas de coaching de alimentación intuitiva en donde te puedo a ayudar a lograr un equilibrio en tu vida y a liberarte de la prisión de las dietas. También te invito te suscribas a mi taller gratuito El Arte de Vivir Intuitivamente

El arte de vivir intuitivamente

Suscríbete al Taller Gratuito El Arte de Vivir Intuitivamente

Descubre:

- Por qué las dietas no funcionan y qué hacer para liberarte de ellas.

- Cómo lograr tener un equilibrio físico, emocional y mental.

- Elimina el comer emocional y comienza a cuidar de ti y de tu cuerpo

Al inscribirte quedarás suscrita a mi circular de noticias.

¡Te has suscrito exitosamente!

Pin It on Pinterest

Share This