8 formas para sentirte bien con tu cuerpo ahora mismo


Hoy en día es mucho más difícil tener una imagen propia positiva, es decir lo que piensas de ti y de tu cuerpo y la forma en la que te proyectas hacia las demás personas. En realidad, tiene mucho que ver nuestra cultura de dietas y la forma en la que pensamos de nuestro cuerpo. Con toda la mercadotecnia y el constante bombardeo de que valemos en base a cómo nos vemos, la talla que usamos y lo que pesamos, cada vez menos aceptamos y amamos nuestro cuerpo. 

Constantmente escuchas y vemos en las redes sociales o en los medios lo delgado que debemos ser, o “cómo puedes ser feliz cuando tengas el cuerpo perfecto” y poco a poco la forma en la que ves tu cuerpo, la forma en la que te tratas es cada vez más negativa. Aun cuando no te des cuenta, sólo piensa cuando vas al espejo y te miras, ¿qué es lo primero que ves? ¿lo negativo o lo positivo? 

Todo esto significa que estamos atrapadas en esta imagen corporal negativa, que no podemos ver lo positivo, que nos afecta en nuestro estado de ánimo, nuestra autoestima y hasta en las decisiones que tomamos para nuestro bienestar en general. 

Por eso, en este artículo te quiero compartir 10 cosas que te pueden ayudar a tener una mejor imagen de ti misma, comenzar a desarrollar un imagen positiva corporal y comenzar a cambiar tu vida basada en el amor que sientes hacia ti misma y hacia tu cuerpo. 

8 formas para sentirte bien con tu cuerpo

A continuación verás algunas formas con las que comenzarás a mejorar la relación con tu cuerpo y contigo misma. Poco a poco al ir implementando estas estrategias verás que te sientes mucho mejor, no solo con tu cuerpo sino con tu vida en general, pues todo esto tiene un gran efecto positivo en todas las áreas de tu vida. 

1. Respeta tu cuerpo

El respetar tu cuerpo es diferente al hecho de amarlo. Lo cierto es que después de algún tiempo pensando en que quieres cambiar tu cuerpo, ya sea porque quieres bajar de peso o simplemente porque no te agrada algo, es más seguro que no puedas amarlo completamente. Es por eso que el primer paso es comenzar a respetarlo. 

Entonces para comenzar a cambiar esa relación que tienes con tu cuerpo es empezar por cambiar tu actitud hacia él. Recordar que tu cuerpo no es número en la báscula o una talla de ropa. Tu cuerpo es mucho más que eso y te permite hacer muchas cosas más que únicamente el cómo te ves. Cuando comienzas a darte cuenta lo maravilloso que es tu cuerpo, así tal como es, entonces comienzas a cambiar ese sentimiento constante de quererlo cambiar. 

Comienza a ver las cosas positivas de él, comienza a agradecer lo mucho que hace por ti, aun cuando no te das cuenta. Y esto te llevará a respetarlo completamente, optar por mejores opciones en cuanto a nutrición y cuidarlo realmente con movimiento y con un estilo de vida saludable. Olvidándote de las dietas, de las restricciones y todas las cosas que no le hacen bien ni a tu cuerpo ni a ti misma. 

2. Acepta tu cuerpo

Si en realidad quieres llegar a amarte a ti misma, el amor por tu cuerpo también es importante, pero el primer paso para lograrlo es el aceptar. Aceptar tu cuerpo no quiere decir que no hagas nada por sentirte bien, al contrario, quiere decir que aceptas tu cuerpo como es en este momento y tomando decisiones para amarlo, cuidarlo y respetarlo.

Comienza a darte cuenta de las cosas positivas de tu cuerpo, haz una lista de ellas. Deja de compararte con las demás personas, acepta que tu cuerpo es único. 

3. Sé consciente y cambia tu plática interior negativa

Usualmente nuestro crítico interior nos juega trucos en nuestra mente, y constantemente nos dice cosas que aunque son para protegernos en realidad nos lastiman y dañan nuestra autoestima y la imagen propia. El comenzar a desarrollar una consciencia de las cosas que te dices constantemente te ayudará a darte cuenta todas esas cosas negativas que te dices constantemente, y que además no son ciertas. 

El crítico interior es una subpersonalidad que se creó en tu psique cuando eras pequeña y cuando ibas creciendo, pero eso no significa que esa plática interior seas tu. Simplemente, es un mecanismo de protección de tu mente hacia situaciones que estaban fuera de tu control.

Comienza a trabajar en ti misma, en desarrollar una conciencia más elevada de lo que te dices y diferencia lo que es cierto y lo que tu crítico interior te dice. Especialmente en esas cosas que tienen que ver con tu cuerpo, las ideas negativas que tienes de él o esas de ideas de que hasta que no lo cambies no vas a ser feliz, exitosa o segura de ti misma. 

Tu cuerpo es perfecto así como es. El tratar de cambiarlo no te hace ni mejor ni peor, si tienes un poco de peso que bajar, eso tampoco te hace ni buena ni mala. Ni tampoco es un indiciador de que tu cuerpo sea malo o imperfecto, simplemente significa que debes atenderlo de otra forma, que es necesario que atiendas tus emociones de forma más positiva, en lugar de recurrir a la comida para hacerlo. 

Considera llevar un diario personal que te ayude a desarrollar esta conciencia, ahí podrás ir anotando durante el día todos los pensamientos negativos que tienes durante el día, con esto te darás cuenta todas las cosas negativas que piensas de ti misma y de tu cuerpo. 

4. Sé agradecida por lo que tu cuerpo puede hacer

El agradecimiento es realmente cambiar tu mentalidad de una en donde ves lo que falta o lo que falla a una en donde pues reconocer todo lo positivo que hay en ti y en tu cuerpo. Y además funciona para todas las demás áreas de tu vida. La gratitud es una gran herramienta para convertir tu vida en algo mucho más positivo. 

Un cuerpo activo y saludable es un cuerpo perfecto. Agradece tener el cuerpo que tienes y todo aquello que puedes hacer con él. Caminar, comer, disfrutar, hacer yoga y muchísmas cosas más que a través de tu cuerp eres capaz de crear y disfrutar. 

agradece tu cuerpo

5. Tu talla o tu peso no son indicadores de tu estado de salud 

¿Sabías que el índice de masa corporal no es una escala apropiada para determinar tu nivel de salud? El IMC es solo una herramienta que fue diseñada para monitorear las tendencias en las poblaciones a lo largo del tiempo. No se estableció para medir la salud. De hecho, antes de los 80s, el IMC de una persona obesa era 28, hoy en día es de 25. Eso quiere decir que después de que fue cambiado, cientos de miles de personas que tenían un peso “normal” de repente se volvieron personas con sobrepeso de la noche a la mañana. 

Estudios recientes apoyan la inexactitud del índice de masa corporal, en un estudio conducido en 2013, se determinó que aquellas personas que se encontraban entre un IMC de 25 a 30 (es decir, una categoria de sobrepeso) tenían la tasa de mortalidad más baja, y aquellos en la categoría de obesos tenían las mismas tasas de mortalidad que aquellos con peso “normal” de acuerdo a su IMC. 

El problema es que el IMC se utiliza aun por muchos doctores para determinar el estado de salud de una persona, y es así como consideramos si estamos obesas o no. Pero esto está muy alejado de si tu cuerpo es saludable o no. Health At Every Size es una de las tendencias que hoy nos hace preguntarnos más qué es lo que es realmente ser saludable. Por supuesto que no es el índice de masa corporal, sino lo que haces con tu cuerpo. 

El desarrollo y adopción de hábitos saludables es lo que te lleva en realidad a estar saludable, no las dietas y no la obsesión por perder peso. Después de todo el ser saludable, es tener una salud integral, y esto incluye tus emociones, tu estado físico y tu saluda mental. 

6. Practica afirmaciones positivas para cambiar la forma en la que ves tu cuerpo 

Las afirmaciones positivas son declaraciones que te ayudan a cambiar tus pensamientos negativos y aquellas ideas que tienes guardadas en el subconsciente que te impiden sentirte bien contigo misma y disfrutar de la vida. Diariamente, nos decimos afirmaciones negativas todo el tiempo, relacionadas con nuestro cuerpo y con nosotras mismas. Por ejemplo, “no soy lo suficiente buena”, o “soy gorda”, o “no puedo bajar de peso”. Esto te mantiene con un estado de incomodidad todo el tiempo, lo cual te lleva a comportarte de una forma en la que no estás a gusto. 

Al adoptar las afirmaciones positivas como una práctica diaria te ayuda a ir cambiando poco a poco esas ideas y creencias negativas de ti misma. Además, te ayuda a desarrollar una conciencia más elevada de lo que piensas y sientes la mayor parte del tiempo, lo cual te llevará a darte cuenta qué puedes cambiar. 

Aquí te dejo algunas afirmaciones con las que puedes empezar tu práctica: 

“Mi cuerpo merece mi amor y mi respeto”

“Mi valor como individuo no está definido por mi el peso o la apariencia de mi cuerpo”

“Soy suficiente así como soy en este momento”

“Respeto y acepto mi cuerpo”

“Soy mucho más que mi cuerpo”

Afirmación para amar y respetar tu cuerpo

7. Olvida la idea de que tienes que cambiar tu cuerpo 

Evita ir de dieta en dieta, esto solo te mantiene enfocada en lo que quieres cambiar. Además las dietas dañan tu salud mental, emocional y física. Enfócate en adoptar hábitos positivos que te lleven a crear un estilo de vida más saludable. Con este objetivo en mente, te alejarás de las ideas negativas de tu cuerpo, del peso y las emociones que te generan. 

Enfocate en elegir actividades que nutran tu cuerpo, que te permitan tratarte con amabilidad y respeto. Trata de reducir comportamientos que te generen estrés, duerme lo suficiente y respeta tu cuerpo y tu descanso. Esto también significa adoptar hábitos que te permitan moverte y comer de manera más consciente e intuitivamente. 

Si has pasado mucho tiempo de dieta en dieta, y estás lista para cambiar la relación que tienes con la comida y con tu cuerpo, te recomiendo leas un poco acerca de la alimentación intuitiva y te permitas sentir la libertad de total y alejarte de lo que te hace sentir mal. 

Masterclass de Alimentación Intuitiva

Clase de Alimentación IntuitivaLa alimentación intuitiva tiene como objetivo el reconectarte con tu sabiduría innata y ayudarte a escuchar a tu cuerpo poniéndote en contacto con las propias señales de tu cuerpo.

  • No más reglas.
  • No más restricciones.
  • No más conteo de calorías o puntos.
  • No más pensamiento blanco o negro.

Se trata de escuchar todos los mensajes que tu cuerpo te da y hacer las cosas necesarias para sentirte bien con tu cuerpo como resultado de sus elecciones de alimentos y de elegir mover tu cuerpo de forma que disfrutes.

8. Elige ropa que te haga sentir bien

Ya sé que todas en alguna parte tenemos esa ropa guardada para cuando bajemos de peso, pero en realidad eso no te hace bien. Te mantiene enfocada a algo que quieres cambiar. ¿Por qué no te deshaces de esa ropa y compras algo que te haga sentir cómoda y saque a relucir lo positivo de tu cuerpo? 

El tratar de entrar en ropa que más pequeña, solo porque queremos usar una talla más pequeña o usar ropa incómoda tiene un gran efecto en tu estado de ánimo y lo que piensas de tu cuerpo y de ti misma. Trata de deshacerte de esa ropa, de la ropa que no te gusta, de la que no te queda. Y quédate únicamente con aquellas prendas que te hagan sentir bien. 

Si un día amaneces y te pones algo con lo que no te sientes cómoda, cambiáte. Elige todos los días algo que te haga sentir bien con tu cuerpo. 

Si estás lista para cambiar la relación que tienes con la comida y contigo misma, te invito a que veas mis servicios de coaching en alimentación intuitiva en donde te ayudaré a hacer las paces con la comida, a olvidarte de las dietas y sentirte finalmente libre con la comida, con tu cuerpo y contigo misma. 

 

El arte de vivir intuitivamente

Suscríbete al Taller Gratuito El Arte de Vivir Intuitivamente

Descubre:

- Por qué las dietas no funcionan y qué hacer para liberarte de ellas.

- Cómo lograr tener un equilibrio físico, emocional y mental.

- Elimina el comer emocional y comienza a cuidar de ti y de tu cuerpo

Al inscribirte quedarás suscrita a mi circular de noticias.

¡Te has suscrito exitosamente!

Pin It on Pinterest

Share This