Cómo ser feliz con un sencillo proceso de liberación emocional


El día de hoy te quiero compartir una técnica de liberación emocional que te ayudará enormemente en cualquier aspecto de tu vida. Es una técnica que es parte del método Sedona diseñado para ayudar a la gente a alcanzar la felicidad con un simple proceso de aceptación y liberación de emociones. 

Tal vez esto suene un poco simple o sin sentido, pero me gustaría que conocierás la importancia de lo que es reconocer y manejar tus emociones adecuadamente. Vivimos en una sociedad en donde las emociones y demostrarlas se ve mal, nos enseñan desde pequeños a no expresarlas. Desde los papás diciéndole constantemente a los niños que no lloren, los niños no lloran o intimidarlos cuando están sintiendo una emoción fuerte, pensando que con golpes o regaños se va a evitar que los niños tengan berrinches. Cuando lo único que genera esta situación es que los niños escondan sus emociones y no aprendan a manejarlas. 

Es por eso que hoy en día tenemos a tanta gente con baja inteligencia emocional, con la incapacidad de reconocer sus emociones, buscando el amor en otras personas, buscando la aceptación de amigos o pareja para sentirse bien. Además, se sigue perpetuando este hábito de callar las emociones de los niños y continuar ese proceso de baja autoestima, baja inteligencia emocional y un desequilibrio emocional. 

En realidad, el esconder las emociones, guardarlas o evitar expresarlas tiene un gran impacto en nuestras vidas, desde depresión, ansiedad, baja autoestima, relaciones personales tóxicas y muchos otros comportamientos negativos que siendo adultos se nos hace difícil eliminar. 

La importancia de las emociones

Las emociones juegan un papel importante en la forma en la que piensas y te comportas. Las emociones que sentimos cada día pueden obligarnos a realizar ciertas acciones e influir en las decisiones que tomamos sobre nuestras vidas, tanto grandes como pequeñas. Para comprender verdaderamente las emociones, es importante comprender los tres componentes críticos de una emoción.

Hay tres partes en una emoción:

  • Un componente subjetivo (cómo experimentas la emoción)
  • Un componente fisiológico (cómo reaccionan sus cuerpos a la emoción)
  • Un componente expresivo (cómo te comportas en respuesta a la emoción).

En realidad, lejos de lo que nos han enseñado a creer, las emociones cumplen una función y en esencia es la de protegernos. 

Charles Darwin creía que las emociones eran adaptaciones que nos permitían como humanos y animales sobrevivir y reproducrinos. Cuando estamos enojados, es más factible que podamos afrontar la fuente de nuestra irritación. Cuando experimentamos miedo, es más fácil que huyamos del peligro. Cuando sentimos amor, es más fácil que encontremos una pareja y podamos tener hijos. 

Como lo ves, las emociones tienen una función, para mi es como una alerta que te dice que has estado pensando algo que te ha causado esa emoción, o sucedió algo en tu vida diario que te lo causa y eso despierta una reacción en ti. 

Las emociones no son malas, es lo que hagas con ellas lo que puede tener una connotación positiva o negativa. 

El Método Sedona: La llave a tu felicidad

El Método Sedona es un proceso que te enseña una técnica simple para dejar ir cualquier sentimiento o emoción dolorosa, negativa o que no se sienta bien. Si bien puede verse simple, el método puede ser hermoso y muy profundo. No trata de hacerte alejarte de una sensación, que en realidad es una forma de supresión o evitación, y lo cual en su mayoría es lo que tendemos a hacer. 

Cuando te niegas sentir el dolor, el miedo, la preocupación, lo único que generas es perpetuarlo. Es decir, si no manejas esa emoción, ese sentir no desaparece sino que se queda guardado en tu interior, para luego salir a la luz con otros comportamientos negativos o hasta enfermedades generadas por el estrés o por la ansiedad. 

El Método Sedona muestra que la liberación es natural, y si prestas atención, notarás que la mayoría de los sentimientos van y vienen con bastante facilidad si no los reprimes o te apegas a ellos de alguna manera. Dejar ir es simplemente dejar de aguantar, es una especie de no hacer. La única razón por la que un sentimiento permanece es que no permitimos que se sienta y luego fluya.

La analogía para dejar ir es como si tomarás una pluma o un lápiz con tu mano, si te aferras a no soltarla la vas a mantener ahí, se te va a hacer incómodo pero puedes mantenerla en tu mano. Pero cuando decides soltarla, simplemente decides dejarla caer. Y eso es exactamente lo que sucede contigo, la emoción es la pluma o el lápiz, y tu eres la mano.

Al principio puede resultar un poco difícil soltar la emoción, pero poco a poco te sentirás más a gusto con el proceso hasta que se haga de manera automática y se sienta natural. 

Cómo ser feliz con un sencillo proceso de liberación emocional: El Proceso

Ponte cómodo y enfócate en tu interior. Tus ojos pueden estar abiertos o cerrados.

Paso 1:

Concéntrate en un tema sobre el que le gustaría sentirte mejor y luego permítete sentir lo que está sintiendo en este momento. Esto no tiene porque ser un sentimiento fuerte. De hecho, incluso puedes trabajar en cómo te sientes con respecto a este ejercicio y lo qué quieres obtener de él. Solo da la bienvenida al sentimiento y permite que sea lo más completo o lo mejor que puedas.

Esta instrucción puede parecer simplista, pero debe serlo para que puedas trabajar en ello. La mayoría de nosotros vivimos en nuestros pensamientos, imágenes e historias sobre el pasado y el futuro, en lugar de ser conscientes de cómo nos sentimos realmente en este momento. La única vez que podemos hacer algo respecto a cómo nos sentimos (y, en realidad, sobre nuestros negocios o nuestras vidas) es AHORA. No es necesario esperar a que un sentimiento sea fuerte antes de dejarlo ir. De hecho, si te sientes entumecido, sin emociones, en blanco o vacío por dentro, esos son sentimientos que se pueden soltar tan fácilmente como los más reconocibles. Simplemente haz lo mejor que puedas. Cuanto más trabajes con este proceso, más fácil será para ti identificar lo que estás sintiendo.

Pregunta: ¿Qué estoy sintiendo en este momento acerca de este tema?

Paso 2:

Hazte una de las siguientes tres preguntas:

¿Podría dejar ir este sentimiento?

¿Podría permitir que este sentimiento esté aquí?

¿Podría dar la bienvenida a este sentimiento?

Estas preguntas simplemente te preguntan si es posible tomar esta decisión. “Sí” o “no” son respuestas aceptables. A menudo lo dejarás ir, incluso si dices “no”. Lo mejor que pueda, responde a la pregunta que elijas con un mínimo de reflexión, evita cuestionarte o participar en un debate interno sobre los méritos de esta acción o sus consecuencias.

Todas las preguntas utilizadas en este proceso son deliberadamente simples. No son importantes en sí mismas, pero están diseñadas para ayudarte en la experiencia de dejar ir, la experiencia de dejar de aferrarse. Ve al Paso 3, sin importar cómo hayas respondido a estás preguntas.

Paso 3

No importa con qué pregunta empezaste, hazte esta pregunta simple:

¿Lo haría? En otras palabras: ¿Estoy dispuesto a dejarlo ir?

Nuevamente, aléjate del debate lo mejor que puedas. También recuerda que siempre estás haciendo este proceso para ti mismo, con el propósito de obtener tu propia libertad y claridad. No importa si el sentimiento es justificado, duradero o correcto.

Si la respuesta es “no” o si no estás seguro, pregúntate:

“¿Preferiría tener este sentimiento o preferiría ser libre?”

Incluso si la respuesta sigue siendo “no”, continúa con el Paso 4.

Paso 4

Hazte esta simple pregunta:

¿Cuándo?

Esta es una invitación para simplemente dejarlo ir AHORA. Puede que te encuentres fácilmente soltando la emoción. Recuerda que dejar ir es una decisión que puedes tomar en cualquier momento que elija.

Paso 5

Repite los cuatro pasos anteriores tantas veces como sea necesario hasta que te sientas libre de ese sentimiento en particular.

Probablemente te encontrarás dejando ir un poco más en cada paso del proceso. Los resultados al principio pueden ser bastante sutiles. Muy rápidamente, si eres persistente, los resultados serán cada vez más notables. Puede encontrar que tienes capas de sentimientos sobre un tema en particular. Sin embargo, lo que dejaste ir se ha ido para siempre.

Nota: Si sientes que no puedes dejar ir una emoción o tienes dificultad para hacerlo, simplemente date permiso de sentir la eoción por un momento. Si te das permiso, aun cuando lo estés haciendo en ese momento, te darás cuenta que se te hace más fácil el dejar ir la emoción. Esto usualmente te ayudará a llegar a contestar con un SI más genuino y la liberación de la emoción de forma más sencilla.

¿Por qué es tan importante liberarte de las emociones?

La mayoría de nosotros tenemos la idea de que dejar ir suena muy simplista o te da la imagen de ser apático o derrotado. PEro en realidad no es así. La importancia de liberarte de tus emociones es que solo así puedes lograr más de lo que te imaginas. El desapego es alejarse de lo que te hace daño, no porque no te importe, sino más bien para relajarte y lograr una felicidad desde el interior. El Método Sedona es definitivamente una de las herramientas más simples pero poderosas que he encontrado, además del Ho’oponopono, se me hace técnicas que realmente pueden ayudarte a lograr un equlibrio en tu vida, y que son muy sencillas de hacer. 

Este método se aplica a, y mejora, casi todo lo que uno podría estar haciendo en el ámbito del desarrollo personal. Es algo que puede evolucionar en una forma de ser más que una simple técnica.

Casi cualquier trabajo físico, psicológico o espiritual trae mucha emoción y energía puedes complementarlo con este método y verás muchos beneficios y como tu resultado puede potencializarse. ¿Sabes qué más hace? Según la National Science Foundation, nuestros cerebros producen hasta 50,000 pensamientos por día. El 95% de estos pensamientos, incluidas ideas, imágenes, planes, decisiones, principios, conceptos, ideas, percepciones, se repiten a diario y reflejan la mentalidad o las creencias que sostenemos que conducen a esos 50,000 pensamientos. De hecho, gran parte de la forma en la que actuamos está guardada en nuestro subconsciente, es por eso que esas percepciones e ideas se repiten día a día.

Estas ideas se ven refljeadas en tu estado físico y tu estado mental, tu mentalidad, a su vez, gobierna sus acciones, que conducen a tus decisiones en la vida. En resumen, si tienes una mentalidad que limita tu potencial, es probable que aceptes resultados limitados en tu vida.

Es por eso, que al dejar ir esas emociones, podemos actuar de una forma más positiva que nos aleje de lo que hemos aprendido y tenemos guardado en nuestro subconsciente. 

En concreto, el liberarte emocionalmente te permite: 

  • Reducir la ansiedad 
  • Reducir y combatir la depresión 
  • Reducir comportamientos obsesivos-compulsivos 
  • Mejorar cualquier tipo de situación, económica, laboral o personal 
  • Vivir más en el presente 
  • Desarrollar una mentalidad más compasiva para contigo misma
  • Ser más feliz y satisfecho con tu vida
  • Y muchas cosas más. 

En realidad esta técnica puedes complementarla con cualquier otro método que estés utilizando, con tu filosofía de vida y en cualquier parte de tu vida. 

Espero que te guste y te des la oportunidad de intentarla. Estoy segura que te traerá grandes efectos positivos y beneficios en tu vida que puedes ver en muy poco tiempo. 

¿Estás lista para intentar el método de liberación emocional? 

El arte de vivir intuitivamente

Suscríbete al Taller Gratuito El Arte de Vivir Intuitivamente

Descubre:

- Por qué las dietas no funcionan y qué hacer para liberarte de ellas.

- Cómo lograr tener un equilibrio físico, emocional y mental.

- Elimina el comer emocional y comienza a cuidar de ti y de tu cuerpo

Al inscribirte quedarás suscrita a mi circular de noticias.

¡Te has suscrito exitosamente!

Pin It on Pinterest

Share This