Los 10 principios de la Alimentación Intuitiva

La alimentación intuitiva es una filosofía de nutrición la cual se aleja mucho de las dietas y los programas de alimentación populares basados en reducción de calorías, restricción de alimentos o conteo de carbohidratos. Fue un término adoptado por las dietistas registradas Evelyn Tribole y Elyse Resch en los años 90. Desde ahí ellas han escrito muchos libros y han desarrollado varias investigaciones que comprueban la eficacia de su método, asimismo realizan estudios para identificar el daño psicólogico y emocional de las dietas en las personas que las realizan.

En esencia, el comer intuitivamente significa que dejes completamente tu mentalidad de dieta y del ciclo de empezar y terminar dietas, te ayuda a deshacerte de las ideas que tienes acerca de la comida que te producen culpa o te generan un sentimiento de limitación.

Para mi es sumamente importante hablar de este tema, pues después de muchos años de hacer dietas, me di cuenta que esa ya no era la solución. Estaba totalmente cansada de tener ideas de prohibición y sentimientos de limitación. Mi objetivo era hacer las paces con la comida y sentirme bien, y ahí fue donde descubrí esta hermosa filosofía que te ayuda a eliminar esa mentalidad de dieta, te ayuda a mejorar la relación con tu cuerpo y con la comida. Te olvidas de la báscula y obtienes un bienestar físico y emocional.

¿Cómo se relaciona la alimentación consciente con la alimentación intuitiva?

El comer conscientemente incluye:

  • Permitirte darte cuenta de las oportunidades que tienes de nutrir tu cuerpo positivamente y estas incluyen el preparar tus comidas, como también el ser totalmente consciente cuando te encuentras comiendo.
  • Respetar tu sabiduría interna y escuchar a tu cuerpo para alimentarte y elegir las mejores opciones para ti.
  • Elegir comida que te gusta pero que también te nutre a ti y a tu cuerpo.
  • Reconocer tu respuesta a los alimentos que ingieres y respetarla sin juzgar lo que sientes o editarlo.
  • Aprender a reconocer cuando tienes hambre y comes únicamente cuando quieres nutrirte.
  • Aprender a reconocer cuando ya te encuentras satisfecha y aceptas parar de comer.

La alimentación intuitiva contiene todos los principios de la alimentación consciente, diría yo que es la base, pero el comer intuitivamente va un paso más allá. Para mi el comer intutivamente es como volver a conectarte con tu cuerpo, con tu mente y con tus emociones, es dejar fluir de una vez por todas toda la sabiduría de tu cuerpo y de la naturaleza. Es aprender a escuchar a tu cuerpo, olvidando lo que los expertos te dicen. Nadie puede ser experto en tu cuerpo o en tus emociones o en tu vida.

La alimentación intutitiva te ayuda a darte cuenta el papel importante de tus emociones, cambiar tu mentalidad de dieta, aprender a utilizar la información nutricional sin juzgar y sobre todo el aprender a amar tu cuerpo sin importar cómo te veas.

Los 10 principios de la alimentación intuitiva

1. Rechaza la mentalidad de dieta

La mentalidad de dieta es el resultado de haber hecho muchas dietas en tu vida, de subir y bajar de peso constantemente y de nunca estar satisfecho con tu peso o con tu cuerpo. Esta mentalidad te mantiene pensando que con una nueva dieta puedes perder peso rápidamente y de manera permanente, y que finalmente podrás ser feliz y podrás apreciar tu cuerpo.

La alimentación intuitiva te aleja completamente de esta mentalidad y te pide que de una vez por todas tires todas tus revistas y libros que hablan de dietas, te olvides de la báscula y dejes de pensar que con una dieta vas a lograr el peso ideal y lograr lo que tanto has querido por mucho tiempo.

El hecho de pensar que habrá algo que te haga perder peso o llegar a tu peso ideal te alejará más y más de lo que es la alimentación intuitiva. Después de todo, ¿cuántas dietas has hecho? ¿cuántes de ellas te dieron el resultado que querías y te ayudaron a mantenerlo?

Te das cuenta que hemos seguido intentado la misma estrategia y no nos ha dado el resultado que queriamos, y además lo continuamos haciendo, pensando que la próxima dieta si será nuestra receta mágica para perder peso de una vez por todas y ser felices.

2. Honra tu hambre

A veces hemos pasado tanto tiempo haciendo dietas que ya no sabemos cuando realmente tenemos hambre y cuando estamos comiendo porque nuestro cuerpo reacciona antes las limitaciones y la hambruna que le hacemos pasar.

El comer intutiivamente es volver a escuchar a tu cuerpo y darle lo que necesita en el momento que lo necesitas, osea cuando sientas los primeros indicios de hambre es mejor comer algo, de lo contrario cuando realmente estés hambriento tenderás a comer mucho más y no podrás disfrutar tu comida.

Si has pasado mucho tiempo haciendo dietas, este es un proceso el cual debes aprender y debes volver a descubrir cuáles son las indicaciones de que tu cuerpo comienza a tener hambre.

3. Haz las paces con la comida

Yo sé que después de tantas dietas y tanta información acerca de los alimentos que son buenos, lo que no, los que te ayudan a bajar de peso y los que no, es difícil pensar que la comida es tu amiga. Pero este es un paso esencial si lo que quieres es realmente olvidarte de las dietas, la comida es tu amiga y ya no podemos estar pensando en que un alimento es malo y otro no, porque eso genera sentimientos de culpa y hace que desees más lo que no puedes comer.

En lugar de eso, mejor enfócate en lo positivo, en lo que le hace bien a tu cuerpo, en lo que te hace sentir bien. Al principio, tal vez quieras comerte todo eso que no has podido comer mientras estabas a dieta, pero poco a poco verás que este deseo disminuye, y nada más el hecho de no prohibirte algo en específico te quitará las ganas de comer comida chatarra o cosas que no te hagan sentir bien.

4. No te dejes llevar por tu crítico interior o la policía de la comida

Claro que para este momento, los pensamientos de culpa o de reproche en cuanto a la comida son casi automáticos, por lo que es necesario desarollar una consciencia más elevada en cuanto a nuestros pensamientos y ponerles un alto. Es tratar de parar todas esas reglas que te has impuesto y que ahora son parte de tu crítico interior y lo que utiliza para poder martizarte y mantenerte a dieta.

Trabaja en manejar y limitar esa plática interior negativa, esto no sólo te ayudará a mejorar la relación con la comida, sino contigo misma y además estás trabajando cosas como tu autoestima y tu confianza, pues esta plática interior negativa las ha ido mermando.

5. Respeta tus niveles de saciedad

Respeta cuando ya te sientes satisfecho y para de comer. Cuando estás a dieta, es necesario parar de comer en base a lo que otros te dicen (de acuerdo a la dieta), por lo tanto es posible o que te quedes con hambre o que comas de más, lo cual te aleja cada vez más de lo que realmente tu cuerpo te está diciendo. Pasa frecuentemente con gente que ha pasado ya mucho tiempo haciendo dietas que ya no saben leer las señales de saciedad, y comen hasta el hartazgo y a veces aun despues de sentirse llenos siguen comiendo.

Además, puede que estés acostumbrado a comerte todo lo que está en el plato, a mi en lo personal cuando era pequeña no me dejaban levantarme de la mesa hasta que me acabará todo lo que había en el plato. Esto hace que comas aun cuando ya estás satisfecho, e ignores las señales de tu cuerpo.

Por eso es importante que ahora que ya no tienes una mentalidad de dieta (o estás trabajando en ello) vuelvas a escuchar esas señales y las respetes. Para de comer cuando estás satisfecho y volverás a lograr un equilibrio en tu cuerpo. Tu cuerpo ya no sentirá que lo vas a poner a dieta y no tendrás esas ganas de comer todo lo que no has podido hasta el cansancio.

6. Encuentra el placer en comer

El principal objetivo de comer es nutrir nuestro cuerpo pero también el de disfrutar la comida. El comer es un placer. Pero cuando tenemos todavía la mentalidad de dieta el comer se vuelve un ejercicio de comer lo prohibido y saciar esa carencia, más que en verdaderamente disfrutar el alimento.

Pregúntate, ¿cuándo fue la última vez que disfrutaste la comida? Es decir, que sentías el placer real de comer con todos tus sentidos. Fijarte cómo olía, la textura, la temperatura, si era bonito a los ojos, etcétera. Creo que a veces la comida la utilizamos como un medio para saciar las necesidades emocionales, y entonces ya no es un placer en sí mismo, sino que es un medio para no sentirse tan mal.

Con la alimentación intuitiva aprenderás nuevamente a disfrutar de este gran placer que es el comer saludablemente y disfrutar los alimentos. Cuando comas, realmente tendrás ganas de comer y prestarás más atención a hacerlo cómodamente y en un lugar que te permita prestar total atención al hecho de comer.

7. Atiende tus necesidades emocionales sin comida

Encuentra formas de trabajar en ti mismo, en descubrir realmente cuáles son tus necesidades emocionales y entonces serás más consciente de cómo poder satisfacerlas sin utilizar la comida como un medio. Desarrolla la inteligencia emocional que te mantendrá en equilibrio y te hará manejar las situaciones incómodas de otra manera.

Poco a poco podrás ir eliminando el hábito de comer cuando te sientes aburrido, preocupado, solo u otro malestar emocional. Esto no sólo te ayudará a mejorar tu salud y tu cuerpo, sino que además te sentirás mucho mejor contigo mismo y verás que reaccionas de diferente forma ante las situaciones que se te presentan en la vida.

 

8. Respeta tu cuerpo

Estamos tan acostumbrados a ver lo que no nos gusta de nuestro cuerpo, en tratar de quitarnos esos kilitos de más y a parte en compararnos con lo que ahora está de moda que olvidamos lo maravilloso que es. Las muchas cosas que nos permite hacer, y que en sí mismo es un sistema grandioso.

Es difícil sentirse bien si en lo único que te enfocas es en lo que no te gusta. Muchas veces cuando se está muy enfocado en el peso se tiende a tener comportamientos de aislamiento, pues es tanto nuestro disgusto con nosotros mismo que pensamos que las demás personas ven lo mismo que nosotros.

Es importante comenzar a desarrollar una mejor actitud ante tu cuerpo y mejorar la relación que tienes con él. Tu cuerpo no se verá bien si lo único que recibe son malos tratos (falta de comida, malos pensamientos etcétera)

La alimentación intuitiva te ayuda a sanar y reparar esa relación contigo y con tu cuerpo, enfócandote en lo bueno que es y lo mucho que te permite hacer.

9. Haz ejercicio con una mentalidad diferente y disfrútalo

¿Te pasa que cuando piensas en ejercicio lo odias y no quieres hacerlo? ¿Haces ejercicio únicamente cuando estás a dieta?

Cuando se tiene mentalidad de dieta se tiende a pensar en el ejercicio como algo que se DEBE hacer, y por lo tanto genera un sentimiento de odio. Se piensa que hay que hacer actividades exhaustivas para poder quemar calorías y así poder adelgazar más rápido o simplemente has desarrollado una mala relación con el ejercicio porque piensas que debes hacer algo que no te gusta.

Mira, cuando te adentras en el comer intuitivo es tanto tu enfoque en satisfacerte y sentirte bien, que lo único que quieres es hacer actividades que te gustan. Pero además como ya has empezado a comer mejor, sin restricciones y tu cuerpo por fin comienza a tener un equilibrio, tú comienzas a tener más energía, la cual te lleva a buscar otras actividades y es ahí donde el amor por el ejercicio comienza a surgir.

Nadie dijo que el ejercicio debe ser algo doloroso, al contrario es algo que disfrutas. Cuando tienes la energía para hacerlo, tu cuerpo y tu mente comienzan a responder de distitinta forma hacia él. Descubrirás una forma de ejercitarte que ames y que hasta no te cueste trabajo hacerla.

10. Respeta tu salud

Al principio cuando escuchamos acerca de la alimentación intutiva y sus principios pensamos que al darnos permiso de comer de todo y sin límites vamos a ganar peso o que vamos a comer hasta el hartazgo, y lo cierto es que no es así. Lo que te enseña el comer intuitivamente es el de elegir cosas que realmente te hagan sentir bien emocional y físicamente, y ¿qué crees? que los pastelitos, el exceso de pan, las frituras y refrescos realmente no te hacen sentir tan bien y progresivamente los irás dejando, no porque tengas que, sino por elección propia.

Las alimentos naturales y menos procesados te harán sentirte mejor y hasta te mantendrán satisfecho por más tiempo, por lo que la tendencia es comer hacia lo sano y lo natural.

Claro que todo esto es un proceso, al principio es importante que cuides de tu cuerpo y aprendas a reconocer las señales naturales que ya has olvidado, y poco a poco irás mejorando tus elecciones y tu salud.

Espero que estos puntos te dejen más claro qué es la alimentación intuitiva y comiences tu transformación hacia una vida más saludable con un cuerpo bello por dentro y por fuera.

¿Te gustaría intentar la alimentación consciente?

Fuentes:

Intutive Eating – Original Intuitive Eating Pros

Otros artículos interesantes:

Comiendo intuitivamente – Centro de Nutrición Larisa Paéz

Pin It on Pinterest

Share This