El efecto de las dietas
¿Realmente te ayudan a bajar de peso o te hacen subir más?

La mentalidad de dieta involucra tantas ideas y pensamientos que nos impiden tener una buena relación con la comida, con nuestro cuerpo y en general nos dañan más de lo que nos ayudan. A pesar de existen dietas que salen al mercado casi cada semana y que prometen darte resultados en poco tiempo y un cuerpo espectacular al finalizarla, la realidad es que la obesidad tiende a la alta, al menos en países como Estados Unidos y México (OCDE, Reporte de obesidad 2017). ¿No se te hace extraño que habiendo tantas dietas los problemas de obesidad sigan a la alta en lugar de disminuir? Tanta gente no puedes estar haciendolo mal, más bien yo creo que hay algo malo en la estrategia que estamos utilizando para bajar de peso.

Aun cuando se piensa que el problema es de falta de voluntad, o tú pienses que el problema eres tú porque no has podido lograrlo apesar de haber intentado cientos de dietas, lo cierto es que no hay nada más alejado a la realidad. Usualmente, escuchamos a los doctores o a expertos en dieta que la solución a la obesidad es que la gente haga una dieta, cierre la boca y pare de comer, pero hay muchas otras cosas que no toman en cuenta, como el efecto psicológico, emocional y físico que prova el estar a dieta.

Hoy te voy a compartir algunos de los efectos que tiene el mantenerse a dieta por tanto tiempo y la forma en que daña tu salud y tu cuerpo, pues es muy importante que dejemos de tener esta mentalidad de dieta si realmente queremos sentirnos y vernos bien.

El efecto de las dietas en tu cuerpo, en tu mente y en tus emociones

El estar a dieta es una forma de hacerle pasar hambruna a tu cuerpo, aunque creas que eso es para países y población que realmente tienen serios problemas económicos, lo cierto es que para tu cuerpo es una forma de no alimentarse y tu cuerpo y tu mente reaccionan ante ello. Por eso, cuando finalmente le das algo de comer a tu cuerpo, lo haces de manera descontrolada y desesperada (es más te aseguro que después del primer bocado de eso que estás comiendo ya ni disfrutas las sensaciones y la comida).

El hecho de comer sin control es una respuesta normal a lo que tu cuerpo siente como hambruna o haberlo hecho pasar por dietas extremas. Aun cuando después de que comes y rompes la dieta pienses (o te hagan pensar que nos tienes fuerza de voluntad), en realidad lo que sucede es una reacción absolutamente natural de tu cuerpo y tu mente ante las dietas.

Algunos estudios que demuestran el verdadero efecto de las dietas en tu cuerpo, y créme están lejos de hacerte perder peso:

En 1986, se realizó un estudio para determinar el impacto que tiene el hacer dietas y el efecto yo-yo, es decir cuando se pierde peso y después se vuelve a ganar. El estudio se realizó con ratas en donde en el primer ciclo las restringieron el alimento y el segundo ciclo les redujeron aun más esa alimentación. En el primer ciclo las ratas tardaron 21 días en perder 131 gramos, la segunda vez les tomó 46 días para perder la misma cantidad de peso. Es decir, se pudo comprobar que el metabolismo se va haciendo más lento con cada ciclo de dieta, pero esto no fue lo peor de este estudio, sino que el efecto de ganar peso después de estar a dieta es mucho mayor. En el primer ciclo de dieta, les tomo 29 días ganar el peso perdido, pero en la segunda vuelta les tomo sólo 10 días ganar ese peso.

Se concluyó que, después de perder y ganar peso repetidamente los cuerpos de las ratas se volvieron más resistentes a bajar de peso y mucho más propensas a ganar de vuelta el peso que perdieron. Podrás pensar que esto no tiene nada que ver con nosotros, los seres humanos, pero en otro estudio realizado por UCLA se encontró que del 33% al 66% de los participantes en dietas ganaron más peso que el que perdían cuando estaban a dieta  (Guise, 2016)

Muchos estudios demuestran que al tratar de bajar de peso al restringir los alimentos afecta nuestro metabolismo y nuestra química cerebral. Estos químicos biológicos que ayudan a regular el apetito, también afectan directamente el estado de humor y tu salud mental, la energía física y nuestras vidas sexuales. (Evelyn Tribole, 2012)

Un grupo de investigadores de la UCLA revisaron 31 estudios a largo plazo acerca de las dietas y concluyeron que el hecho de estar a dieta era un predictor consistente en la ganancia de peso, pues al menos dos tercios de las personas que hicieron dietas, ganaron más peso que el que perdieron. (Evelyn Tribole, 2012)

De acuerdo a un estudio de 5 años se concluyó que los adolescentes que se ponen a dieta corren el riesgo de tener sobrepeso, comparado con adolescentes que no realizaban dietas.

En conclusión, cuando te pones a dieta tu cuerpo y las células no saben que lo estás limitando la cantidad de alimentos a propósito, por lo que tu cuerpo se pone en modo supervivencia en donde, tu metabolismo disminuye y los antojos de comidas escalan. Y después de cada dieta que haces, tu cuerpo aprende y se adapta, lo cual resulta en que ganes más peso.

Síntomas al hacer una dieta

¿A poco no te pasa que cuando piensas en hacer dieta, el sólo hecho de pensar en hacerla te desata otros síntomas? Por ejemplo, que desees comer más de esos alimentos que son prohibidos y que de acuerdo a tu mentalidad de dieta te hace engordar como pan, comida rápida, frituras, alimentos fritos, chocolates, dulces, galletas, etcétera.

Y además, antes de iniciar una dieta nueva, obvio te tienes que acabar todo lo que hay en el refrigerador y en tu alacena para no tener tentaciones, así que un fin de semana antes de iniciar acabas con todo.

Una vez que inicias la siguiente dieta, es posible que sientas que ya no puedes continuar así, por lo que con cada dieta que haces, estas duran menos.

Ahora, ya no evitas comprar cosas que te gustan por miedo a que no te puedas controlar acerca de ellas, lo cual va deteriorando la relación con la comida y contigo mismo pues ya no confias en ti. Además de todo esto, te hace adicto a ella, pues el solo hecho de prohibir algo lo hace más deseable para ti.

¿Y qué me dices del después? Una vez que abandonaste la dieta tiendes a comer todo lo que no pudiste en ese tiempo, y comes sin control. Existe un estudio que indica que al menos el 49% de las personas que terminan una dieta terminan por comer sin medida y sin control.

El verdadero impacto

Obvio todo esto tiene un impacto en ti, físico y emocional, pues aunque no te des cuenta y no lo hayas podido ver claramente, todos estos comportamientos no es algo que pase en ti porque tú estás mal o porque algo en ti no funciona, es más bien el resultado psicológico, emocional y biológico de lo que experimentaste.

Después de poner a tu cuerpo a dieta existen varias cosas que resultan en un malestar emocional y un desequilibrio físico como:

  • Comienzas a sentir que hay algo malo en ti, que no tienes fuerza de voluntad o que no puedes lograr lo que te propones y eso tiene un efecto muy importante en tu autoestima y la confianza en ti mismo.
  • Sientes que mereces no comer o disfrutar de la comida porque tienes sobrepeso
  • Sientes que no vales o que la gente no puede quererte porque tienes sobrepeso
  • Tiendes a retraerte y dejar de socializar pues en primero, si estás a dieta es más difícil controlar lo que comes, por lo que es mejor quedarte en tu casa. Asimismo, el hecho de no estar contento con tu cuerpo y sentirte incomodo genera que ya no quieras salir o tiendas a quedarte más en casa.
  • Físicamente las dietas también afectan, pues tu metabolismo se vuelve cada vez más lento, después de todo tu cuerpo tiene que guardar un equilibrio y su principal objetivo es que tu sobrevivas y tu cuerpo pueda funcionar con lo poco de alimento que le das.
  • Finalmente, las dietas conllevan a un problema mucho más serio, que es el de generar desordenes alimenticios como bulimia, anorexia o comer compulsivamente.

Como verás hay muchos estudios que comprueban que las dietas lejos de ayudar a controlar el peso, afectan mucho más a tu salud. Y además te alejan cada vez más de tu verdadero objetivo, el verte y sentirte bien. Se ha visto que aun cuando la gente haya llegado al peso objetivo, siguen teniendo una mentalidad de dieta, siguen haciendo dietas y siguen siendo infelices con su cuerpo pues no pueden parar de limitarse y sentirse mal con su cuerpo y la comida que ingieren.

Para poder obtener un peso saludable, mejorar la relación con la comida y con tu cuerpo yo te recomiendo comiences a desarrollar una alimentación consciente e intuitiva que te permita reestablecer la confianza en ti y vuelvas a escuchar a tu cuerpo (el cual de manera natural sabe que hacer con la comida y como eliminarla). Una vez que hayas modificado estas relaciones te será más fácil adoptar un estilo de vida saludable y que llegues a tu peso sin esfuerzo y sobre todo que te sientas bien por dentro y por fuera.

Fuentes:

Intuitive Eating

Mini habits for Weight Loss

Pin It on Pinterest

Share This